Hospitales La Paz, preparados para la emergencia

Por: Hospitales La Paz

24 abril 2020

Sin categor\u00EDa

Entrevista a los doctores:

Dr. Carlos Grazioso
Infectólogo Pediátrico

Dr. Hugo Pezzarossi
Medicina Interna y Enfermedades Infecciosas

 

Centros Hospitalarios La Paz se ha preparado para enfrentar el COVID-19 desde que se dieron las primeras noticias de la aparición del Coronavirus en China a finales de enero de este año, pasó a ser el tema principal en las sesiones del Consejo Médico Asesor de los Hospitales La Paz. Se conformó el Comité COVID-19 integrado por la Gerencia, los Jefes de cada área médica, los directores médicos, Laboratorio, Farmacia y los Servicios de Apoyo. Todo esto con el propósito de poder afrontar de la mejor forma posible una emergencia médica de las proporciones que se está presentando.

Nos enfocamos en dos ejes principales:

1.) Proveer información, capacitación y prevención del Coronavirus para el personal médico, paramédico y de apoyo que trabajan en nuestros hospitales, así como para el público en general que consulta a nuestras instituciones

2.) Hacer una adaptación logística y organizativa (insumos, rediseño de áreas dedicadas) para la atención, manejo y flujo de los pacientes con sospecha de Coronavirus, con el objetivo de brindar un servicio de la más alta calidad médica y técnica en esta emergencia mundial.

Cada Centro Hospitalario La Paz está capacitado para brindar atención médica y de diagnóstico. Se designó el Hospital La Paz Zona 1 en la ciudad Capital para ingresar a los pacientes que requieran internación. De acuerdo a lo observado en China.

Centros Hospitalarios La Paz recibe pacientes con cualquier tipo de Seguro Médico, así como pacientes privados sin seguro que deseen hacer uso de nuestras instalaciones.

Según la Organización Mundial de la Salud, toda epidemia tiene 6 etapas. En la primera se tiene conocimiento de la presencia del agente responsable  (un nuevo coronavirus) en otros países; acá se adoptan algunas acciones ante la posible llegada de casos y se establece un protocolo sanitario en los puntos de ingreso al territorio (fronteras y aeropuertos), y se establecen hospitales para la atención de casos. La segunda fase llamada de contención, comienza cuando han sido identificados casos “importantes”, para los cuales se aplican protocolos de aislamiento o “cuarentenas” de 14 días, porque este virus así lo demanda; acá se enfatiza en las medidas preventivas para evitar la propagación del virus a partir de los casos importados, entre estas, distanciamiento social, higiene de manos, etc.
Las siguientes fases inician con la aparición de casos locales o “autóctonos”, que no han tenido contacto alguno con los casos importados, indicando que se ha establecido la transmisión comunitaria; acá la cuarentena obligatoria es “la medida” para evitar la dispersión del virus y que el número de casos se salga de control, obligando a la restricción de la movilidad en el país. Con esta información podemos notar que la velocidad con la que se ha avanzado la pandemia no ha permitido pausas entre una y otra fase y estas se han venido implementando una tras otra con intervalos muy cortos de tiempo. Puede decirse que la etapa de contención no funcionó como se esperaba, dando paso a la tercera fase, en la cual las personas “sanas”, son sometidas a cuarentena, para evitar la dispersión del virus.  El tiempo se agota y este virus nos gana en capacidad.

Las personas sanas pueden protegerse de las infecciones respiratorias tomando medidas preventivas sencillas pero efectivas, tales como:

  • Evitar el contacto cercano con personas enfermas. La distancia debe ser mayor a 2 metros. Si es necesario acudir a instalaciones donde hay grupos de personas, colocarse mascarilla es el primer paso.
  • Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón por al menos 20 segundos. Una alternativa cuando no se disponga de lavamanos y estos insumos, es emplear un desinfectante elaborado a base de alcohol etílico o isopropílico al 60-70%. La higiene de manos se recomienda antes y después de comer, antes de colocarse y después de retirarse una mascarilla, antes y después de tocarse los ojos, nariz y boca, después de sonarse y cubrirse para toser o estornudar, y después de visitar el inodoro.
  • Evitar tocarse los ojos, nariz y la boca con las manos sin lavar.
  • Emplear un pañuelo desechable para cubrirse la nariz y la boca al sonarse, toser o estornudar y luego se debe botar en el basurero, idealmente con tapadera que se abra con los pies. Una alternativa a los pañuelos desechables es estornudar o toser cubriéndose con el pliegue del codo.

En el caso de la persona enferma, siempre se recomiendan las medidas anteriores y adicionalmente es preciso:

  • Permanecer aislada en una habitación y salir de esta únicamente para lo esencial, por ejemplo, visitar el baño.
  • Las visitas deben restringirse al mínimo y permitirse solamente en situaciones especiales, tales como traslado de alimentos, limpieza de habitación, etc.
  • Utilizar una mascarilla simple para cubrirse la nariz y la boca cuando alguna persona entre a la habitación.
  • Personal protegido con mascarilla, guantes y gabacha plástica. Debe limpiar y desinfectar los objetos y las superficies que el enfermo toque frecuentemente.

Para la limpieza y desinfección de superficies como paredes, pisos, baños, grifos de baño y lavamanos, etc, es recomendable utilizar cloro al 0.5-1% (1 parte de cloro y 99 de agua; por ejemplo, para preparar 1 galón de solución clorada deben mezclarse 35ml de cloro con 3,750ml de agua); mientras que para la limpieza de mobiliario (cabecera de la cama, mesas de noche, muebles, teléfono, teclados, etc) puede emplearse toallas humedecidas con alcohol (isopropílico o etílico) al 60-70%.

Los esfuerzos los científicos por desarrollar un antiviral específico para el tratamiento de esta infección, así como una vacuna eficaz para su prevención, continúan. En este momento el tratamiento es estrictamente sintomático y la prevención se basa en las medidas antes referidas, mismas que hasta hoy han implementado las autoridades de salud en todos los países afectados por la pandemia. En esta ocasión el problema es global y los esfuerzos tendrán que ser globales, consideradas algunas diferencias entre países, principalmente las socioeconómicas.

En este momento lo más importante es la inversión en la compra de pruebas diagnósticas y la certificación de mayor número de laboratorios, tanto públicos como privados para favorecer la detección temprana y de los posibles pacientes que pueden cursar asintomáticos. Finalmente hay que mencionar que por el momento no existe ningún fármaco con propiedades antiparasitarias, antibacterianas o incluso antivirales contra virus distintos al SARS-CoV2.

La historia de esta pandemia seguirá escribiéndose en los próximos meses y por ahora la batalla la está ganando el virus. Por ellos, exhortamos a la población a cumplir con las recomendaciones del ente rector de la salud en el país, siendo las principales, permanecer en sus casas, con el mínimo de contactos, empleando la mascarilla y siguiendo las normas de higiene.

 

Centros Hospitalarios La Paz zona 14, zona 10, Eskala, zona 11, zona 1 y Quetzaltenango están al servicio de todos los guatemaltecos.