La Importancia de la Vacuna en la Infancia

Por: adminchlp

02 agosto 2016

Dra. María Andrea Gatica Escobar
Pediatra Infectóloga
Colegiado 13,725

Las vacunas constituyen uno de los productos biológicos más seguros en la práctica médica, ya que tiene procesos  rigurosos de fabricación así como pruebas a nivel individual y poblacional antes de ser introducidos en la práctica diaria, ningún avance en la medicina ha logrado salvar tantas vidas como las vacunas (1).

A través de la historia muchas enfermedades han sido controladas e incluso erradicadas con el uso de las vacunas, sin embargo llegar a ese objetivo necesita de rigurosos controles a nivel de salud pública para asegurar el adecuado abastecimiento y colocación de las mismas.

La forma en que las vacunas previenen enfermedades  es reduciendo el riesgo de infección, a través de estimular el sistema de defensa o sistema inmune para generar anticuerpos contra dichas enfermedades (2).

Las vacunas pueden generar inmunidad imitando la infección, pero esta “imitación” no causa enfermedad; lo que sucede es que el  sistema de inmune genera una respuesta de defensa similar a la infección natural, para que el cuerpo puede reconocer y luchar contra las enfermedades prevenibles por vacunas sin padecerlas (2).

Estas enfermedades prevenibles con vacunas, en ocasiones pueden ser mortales (3),  razón por la cual debemos vacunar a los niños, adolescentes y adultos según sea la indicación.

Como padres es comprensible que se puedan tener preocupación al observar que se le pueden poner al paciente 3-4 inyecciones de vacunas en una misma visita, sin embargo esto da la oportunidad de protegerlo de hasta 8 o más enfermedades a la vez (3).

Actualmente en Guatemala, se utiliza un esquema de vacunación que protege para 13 enfermedades, tiene indicaciones según la edad del paciente (4):

Cuadro No.1 Esquema de Vacunación,  Ministerio de Salud de Guatemala (4)

cuadro1

En la práctica privada, se ha hecho el esfuerzo por adaptar un esquema que incluye diferentes vacunas según recomendaciones internacionales, que deben adaptarse a nuestro medio, pues aunque no se coloquen a nivel de salud pública las enfermedades están presentes en nuestra población y tenemos una herramienta para prevenirlo. Las principales recomendaciones se toman a través de Academia Americana de pediatría (5). En Guatemala se puede encontrar vacunas para prevenir más de 18 enfermedades.

Cuadro No.2  Esquema Ampliado de Inmunizaciones en Práctica Privada (5).

cuadro2

*Incluye poliomielitis inactivada incluida en una sola vacuna combinada de distintos microorganismos (3)

** Vacuna que es apta a partir de los 4 años, puede ser utilizada en adolescentes y adultos, por tener menos efectos adversos que la vacuna utilizada en la infancia (6).

La preocupación de efectos adversos ha llevado a algunos padres a desistir de la colocación de vacunas, llevando en algunos países e incluso el nuestro al resurgimiento de nuevas enfermedades que ya estaban controladas (4,6).

Entre los efectos adversos más comunes de las vacunas podemos mencionar fiebre, dolor y enrojecimiento en el área de la colocación, la probabilidad de efectos severos es extremadamente baja y el beneficio de prevenir la enfermedad sobrepasa las complicaciones. Una de las contraindicaciones más comunes a todas la vacunas y que sobrepasa la indicación de colocarlas es la anafilaxia o reacción alérgica secundaria a alguno de los componentes de la vacuna en ese caso no debe colocarse de nuevo vacunas del mismo tipo o la misma (6).

Actualmente ha habido reportes de surgimiento de enfermedades ya controladas como Difteria y Sarampión en Europa, Sarampión y Tos Ferina en Estados Unidos (7,8), en Guatemala cada vez se detectan más casos de Tos ferina y existe una alerta de salud publica para búsqueda y detección de casos de Sarampión por brotes ocurridos en otros países. De aquí la importancia de tener al día el esquema de vacunación de los pacientes aunque la enfermedad no esté presente en nuestro país o esté presente de una forma silenciosa, la recomendación es que nos avoquemos a nuestro sistema de salud de confianza y no perdamos la oportunidad de proteger a nuestros niños de enfermedades que pueden ser mortales.

Bibliografía:
1. http://vacunasaep.org/manual/Cap6_4_Controversia_seguridad_vacunas.pd
2. cdc.gov/vaccines/parents/vaccine-decision/index.html
3. Asociacion Española de Pediatria. Manual de Vacunas en línea. aep@aeped.es
4. mspas. gob.gt/index.php/en/esquema-de-vacunacion.html
5. http://www.cdc.gov/vaccines/hcp/acip-recs/index.html
6. Maglione et al. Safety of Vaccines used for Routine immunization of US Children a Systematic Review. PEDIATRICS, Volume 134, Number 2, August 2014
7. Sugerman et al. Measles Outbreak in highly vaccinated Population, San Diego 2008. PEDIATRICS, Volume 125, Number 4, April 2010
8. Basco et al. Impact of tetanus toxoid, reduced diphtheria toxoid and Acellular Perussis Vaccionations on Reported Pertussis cases Among those 11 to 18 years of age in an era of Waning Perussis Immunity. A Follow Up Analysis. JAMA Pediatr.2016; 170; 453-458