<iframe src="https://www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-5TWTB6Q" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden">

La vacuna y la importancia para los niños

Por: adminchlp

11 octubre 2017

El tema acerca de las vacunas es bastante complejo, especialmente en los niños, los cuales se consideran individuos frágiles en todos los sentidos.

Un poco sobre la vacuna

Su curioso nombre se lo debemos a Edward Jenner un médico rural inglés que, en 1796, llevó a cabo un experimento de inmunización.

  • Esto lo consiguió gracias a la observación sobre la viruela del hombre y la viruela propia de las vacas (de ahí la denominación).
  • Esta última se encargaba de proteger al ser humano de la primera. Como resultado de 20 años, obtuvo la creación de la famosa vacuna.

Años más tarde, Louis Pasteur, demostró un gran avance en el mundo de la vacuna y desarrolló sus propios modelos frente al cólera de las aves y el carbunco (conocido también como ántrax).

Se puede afirmar que, el descubrimiento de la inmunización humana por medio de la vacuna es uno de los mayores avances médicos y científicos de toda la historia.

VACUNA2

¿Qué importancia tiene la vacuna?

Desde tiempos inmemorables, el ser humano ha sido afectado por un sinfín de cuerpos extraños denominados bacterias infecciosas. Dicho acontecimiento ha influido en la especie para contrarrestar tales efectos.

Gracias a ello y a otros sucesos, el hombre consiguió la inmunización por parte del surgimiento de la vacuna.

Por lo tanto y a nivel general, la vacuna es importante por el papel de protección desempeñado para los seres humanos con acceso a la misma.

La vacuna empieza por lo niños

Claro está, todos los seres humanos, sin importar la edad, necesitan ciertas dosis de medicamentos para protegerse de las infecciones. No obstante, dicho proceso de importancia comienza con los niños.

Dicha relevancia se da gracias al sistema inmunitario de los niños, el cual se encuentra en desarrollo y puede verse afectado con mayor facilidad por los agentes extraños.

Incluso, la vacuna se encarga de contrarrestar diversas enfermedades infantiles bastante peligrosas.

El efecto social

Aunque existen diferentes movimientos opositores a la vacuna, la realidad de esta señala otra cosa a lo cual exponen.

  • En primer lugar, esta va directo al organismo (una sola persona).
  • Al vacunar cada vez más personas, las probabilidades de contagio se ven disminuidas.
  • De esta forma, al momento de acceder a recibirla estas aportando de manera indirecta a las pocas personas no vacunadas.

Todo lo contrario ocurre cuando las personas sin la dosis que estimula al sistema inmunitario contra enfermedades no recibe la vacuna: en tal caso, el padecimiento se esparce rápidamente.

VACUNA1

Efectos secundarios de la vacuna

Sí, tal y como se menciona de forma previa, algunas personas suelen manifestarse en contra de la vacuna. Muchos de estos lo hacen con argumentos poco lógicos, y otros, con un poco más de fundamento.

El primero es “yo no me he vacunado y no me ha pasado nada”; sin embargo, este pierde toda seriedad y veracidad, teniendo en cuenta la ausencia de pruebas científicas.

Otros son un poco más elaborados, y se respaldan en las protuberancias, el dolor, la fiebre y otros ocasionados por el suministro de este medicamento.

No obstante, cabe recordar que todos los medicamentos suelen ocasionar ciertos efectos secundarios, lo cual puede llegar a dejar inválidos los argumentos para no utilizarla.

En el caso de la vacuna, sus efectos negativos suelen ser temporales y poco incidentes.

¿La vacuna sí es segura?

Los efectos negativos o secundarios ocasionados por la aplicación de la vacuna hacen a las personas cuestionarse dicha seguridad. Sin embargo, esta es, además de relevante para el ser humano, muy estable.

Por otra parte, depende también del lugar donde suele aplicarse. Por ejemplo, lo ideal es dirigirse a centros de salud conocidos y de confianza, así como recurrir a un médico de confianza.

Además, si tienes alguna duda, debes preguntar, con fluidez y sin vergüenza o pena alguna. Siempre es mejor estar seguro.

Eso sí, no debes evitar la vacuna, ya que puede salvar tu vida y la de quienes te rodean.

 

Fuente