Natación saludable y segura

Por: adminchlp

10 septiembre 2018

Si nadas regularmente obtendrás muchas recompensas para tu salud. Éstas son sólo algunas de las razones para ir a la piscina.

1) Un deporte integral

Nadar es una actividad que te obliga a utilizar todos los músculos para impulsarte a través del agua por lo que proporciona un entrenamiento integral para tu cuerpo. Ayuda a mejorar el estado de ánimo, ya que contribuye a reducir el estrés.

2) Mueve tus músculos

Nadar exige que tu cuerpo utilice más de dos tercios de los músculos que tiene el cuerpo humano: los tonifica, los fortalece e, incluso, ayuda a prevenir las lesiones de las articulaciones que se producen con la edad. Para ello, claro, debes nadar un mínimo de 20 minutos.

3) Controla tu peso

La natación es un magnífico deporte para tonificar tu cuerpo, controlar y perder peso. Es un deporte completo que te ayudará a mantener un estilo de vida sano y equilibrado. Sólo con media hora de natación suave puedes quemar más de 200 calorías.

4) Reduce los riesgos en tu salud

Se ha comprobado que nadar regularmente ayuda a reducir las posibilidades de padecer enfermedades cardíacas o diabetes del tipo 2 en hombres y mujeres.

5) Un entrenamiento de bajo impacto

La natación es un ejercicio de bajo impacto, por lo que no afecta tanto a tus articulaciones como otros deportes como correr o hacer ciclismo. En la natación, el agua soporta hasta el 90 por ciento del peso de tu cuerpo, por eso es un deporte especialmente bueno para mujeres embarazadas, personas con discapacidad o personas con lesiones o enfermedades como la artritis.

6) Un corazón sano

Un corazón sano es fundamental para tener una vida saludable. Un corazón sano evita trastornos como la obesidad, el colesterol alto y o la presión arterial alta. Practicar nación regularmente ayuda a mejorar su estado de salud en general y a fortalecer su corazón.

En conclusión, la natación tiene unas características especiales que no poseen otros tipos de ejercicios aeróbicos. Algunos de estos beneficios son:

  • Aporta una increíble resistencia cardiopulmonar.
  • Estimula la circulación sanguínea.
  • Ayuda a mantener una presión arterial estable.
  • Reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares.
  • Desarrollo de la mayor parte de grupos musculares (más de dos tercios de todos los músculos de nuestro cuerpo).
  • Fortalece los tejidos articulares previniendo posibles lesiones.
  • Facilita la eliminación de secreciones bronquiales.
  • Mejora la postura corporal.
  • Desarrolla la flexibilidad.
  • Alivia tensiones.
  • Genera estados de ánimo positivos.
  • Ayuda a mejorar estados de ansiedad y aliviar síntomas de depresión.
  • Relaja la excesiva tonicidad muscular de la tarea diaria.
  • Estimula el crecimiento y el desarrollo físico-psíquico.
  • Mejora el desarrollo psicomotor.
  • Favorece la autoestima.

También está la "Natación terapéutica", que en los últimos años se ha visto incrementado el número de recomendaciones por parte de los profesionales de la medicina para las más variadas terapias y patologías. Algunas de ellas son:

  • Asma.
  • Molestias musculares y articulares.
  • Hernias de disco, lumbalgia o pinzamientos.
  • Estrés.
  • Estimulación precoz.
  • Ayuda en dietas de adelgazamiento controlado.
  • Discapacidades físicas y motoras.
  • Autismo.

Hacer ejercicios en el agua permite una libertad de movimientos que no da el trabajo en seco. El agua permite hacer movimientos y posturas que no se pueden lograr fuera de ella. Y los ejercicios en el agua tienen buenos efectos psicológicos, porque la persona está en un ambiente lúdico, a cierta temperatura, y eso hace que se relaje. Las posibilidades de la rehabilitación en el agua son muy grandes.

Ahora que sabes todo esto ¿Qué esperas? ¡Salta a la piscina y disfruta del baño!

 

 

Fuente