<iframe src="https://www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-5TWTB6Q" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden">

Por un corazón sano

Por: adminchlp

29 septiembre 2020

El 29 de septiembre se conmemora el Día Mundial del Corazón, ¿Cuál es el objetivo? Concientizar sobre la importancia de prevenir la enfermedad cardiovascular, que causa tantas muertes en el mundo, discapacidad y un alto impacto social y económico, insostenible por la microeconomía familiar y por los sistemas gubernamentales de salud pública.

En marzo 2020 la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció como pandemia a la infección por Coronavirus. Desde entonces se ha convertido en tema de preocupación cotidiano.

En este tiempo difícil que estamos viviendo, entendemos el miedo que enfrentan nuestros pacientes, la angustia por la probabilidad de enfermarse, la tristeza por la pérdida física de seres queridos, la incertidumbre por un futuro incierto y los problemas económicos que enfrentan las familias. Sin duda es un momento histórico en donde las preguntas son más que las respuestas.

Cambió el mundo, debemos cambiar nosotros. Es el momento de ser resilientes y longánimes ante las adversidades actuales.

Una de las libertades humanas, es la de escoger su actitud ante cualquier circunstancia y elegir su propio camino. Les invitamos a elegir responsabilizarse de forma individual por el cuidado de su salud, haciendo prácticas las medidas que eviten el contagio y la propagación de la infección por COVID-19, más aún los pacientes que sufren alguna afección cardiovascular.

No suspendas tus medicamentos habituales, come saludable, mantente activo en lo posible, vigila tus niveles de azúcar, colesterol, considera la vacunación contra influenza y neumococo, busca la forma de mantener un seguimiento regular con tu médico y ante un empeoramiento de tu enfermedad o síntomas que sugieran un problema cardíaco, no dudes en buscar atención inmediata.

Al mismo tiempo, te invitamos a fomentar valores realmente importantes, que fortalecen al corazón y lo hacen más saludable: la Fé, el amor al prójimo, la solidaridad, la esperanza y a estar agradecidos por la vida, todos y cada uno de los días.

Y nosotros, como profesionales de la salud, al cuidado del corazón, humanos vulnerables a enfermar también, abogamos por el compromiso de nuestros pacientes del cuidado propio, estamos y estaremos de pie, manteniendo nuestra responsabilidad en conservar la salud física y el apoyo emocional a nuestros pacientes.

Si queremos un mundo de paz y de justicia hay que poner decididamente la inteligencia al servicio del amor. (El principito) - ANTOINE DE SAINT-EXUPÉRY

Dra. Iris Beatríz Rodríguez
Presidente Asociación Guatemalteca de Cardiología
Miembro del Staf de Grupo Hospitalario La Paz