El brócoli y su labor preventiva ante el cáncer

Por: adminchlp

17 enero 2018

Cuidado Personal, Relación Médico-Paciente, Nutrición

El brócoli es rico en indoles, flavonoides y, lo más importante, sulforafanos. Esta sustancia estimula nuestras defensas anticancerígenas, de esta forma previene la aparición de tumores .

¿Cuánto brócoli consumir?

Cuestionando sobre la cantidad de brócoli que debes de ingerir para apreciar en el organismo los efectos preventivos de la alimentación, en la aparición del cáncer, no es preciso comer mucha verdura para obtener beneficios. En el caso del brócoli, basta con uno o dos brotes ayuda a lograrlo. Eso sí, la cantidad de sulforafano que aparece en el brócoli fresco varía considerablemente de unos brotes u otros, por lo que es difícil obtener cantidades elevadas en todos ellos.

Los experimentos que se vienen realizando en cuanto al brócoli

El brócoli, perteneciente a la familia de las crucíferas, como la coliflor, la lombarda y las coles de bruselas, es capaz de proteger al organismo frente a distintos cánceres, como pulmón, el colón e impedir el desarrollo del tumor de cuello de útero.

Otro de los compuestos naturales del brócoli que contribuye en la lucha contra el cáncer es el indol-3-carbinol. Esta sustancia ha frenado ciertos cánceres como mama o endometrio, que se encontraban en las fases de desarrollo, I ó II, e incluso ha provocado su regresión.

Otras propiedades beneficiosas en el ámbito de la salud

  • Actúa contra las enfermedades cardiovasculares. Previene el infarto
  • Remineraliza el organismo. Es una hortaliza con un alto contenido en minerales (potasio), vitaminas y antioxidantes naturales, que contribuyen a combatir el envejecimiento celular y favorecen la inmunidad del organismo
  • Ideal en dietas de adelgazamiento. Apenas aporta 23 calorías por 100 gramos. Esto supone menos contribución calórica que medio litro de leche descremada
  • Mejora el funcionamiento de la próstata. Por su alto contenido en zinc e incrementa la calidad de los espermatozoides
  • Es muy recomendada para personas que necesiten ácido fólico o hierro: embarazadas, convalecientes, personas anémicas etc
  • Tiene efectos antibacterianos. Contribuye a la prevención de infecciones
  • Cuenta con propiedades diuréticas, laxantes y depuradoras de sangre
  • Su consumo mejora el tránsito intestinal, por su alto aporte de fibra
  • Favorece el buen estado de la piel y las mucosas, ya que cuenta con compuestos como el Betacaroteno, Selenio, Sod, Vitamina C y Zinc, entre otros
  • Es recomendable para las personas que padezcan la enfermedad de gota, debido a su alto contenido en calcio, hierro y vitamina C

Consejos a la hora de consumirla

Esta hortaliza proviene de Italia y ha sido popularizado mundialmente por los norteamericanos. Ingieren grandes cantidades al año.

Consejos

  • Lavar bien el brócoli para eliminar todos los restos de tierra. Lo adecuado es lavar los brotes de brócoli enteros bajo un chorro de agua y cocerlos en poca agua hirviendo. Nunca se deben sumergir en agua fría para cocerlos, sino en agua hirviendo.
  • Es fundamental consumirlo fresco, bien verde. Los tonos amarillos indican que ha perdido sus vitaminas y minerales
  • Cocinarlo al vapor, para evitar la pérdida de sus nutrientes es lo más recomendable. Para un consumo adecuado, es conveniente no prepararlo hasta el último momento antes de ingerirlo, puesto que perdería la vitamina C y las sales minerales. Tampoco debe dejarse nunca en remojo”
  • En cuanto a la preparación del brócoli, los pequeños capullos y parte de su tronco se pueden comer hervidos, al vapor, con un refrito de ajos, a la plancha o gratinarlos
  • Igualmente, es un alimento ideal para preparar cremas, sopas y ensaladas
  • Los nutricionistas aconsejan tomar media taza de brócoli una vez al día o tres veces a la semana para que el organismo pueda beneficiarse de sus nutrientes

 

Fuente